Muchas veces extraviamos la presencia de la luna porque está allí todo el tiempo. Quizás solamente cuando es luna llena recordamos cuánto ejerce sobre nosotros su constante (aunque aparente) cambio. Sin embargo, el Oriente parece tener un pacto implícito entre sus artistas y diseñadores para recordarle al ser humano que la luna es el más estético y profundo de los fenómenos cósmicos. Un maravilloso ejemplo es el Moon Glass, un vaso de cerámica que está hecho para beber las fases de la luna. More…